viernes, abril 27, 2012

Nuevos viejos placeres


XXVII

Para mí tus ojos van languideciendo
A distancias kilométricas
Como un barco por el mar…
Los pañuelos flamean
Por tu aventura,
Desventurados nosotros sin ti…
Horizontes nuevos surcarás…
Lágrimas de mis ojos saldrán al pensar en ti;
Ya no estás…
 Te ves difuminada
Como un haz esquizofrénico y frenético.
Imágenes vienen a mí…
Recuerdos tuyos, sólo tuyos,
Risas explosivas y fervorosas…
Clamor de multitudes,
Libertinaje vespertino…
El antes olvidado, el después apiadado
Libertad vespertina…
Por fin libertad.




XXXIII

Camino por la arena…
Mis pies se derriten,
Se pierden por entre las olas,
Oscurece y desaparezco en el abismo.
Las nubes me atan la libertad,
La atan de pies y manos…
No puedo escapar,
 No puedo huir…
Me arrancaron la raíz del alma,
Me arrancaron de ti…
Me estropearon y me perdieron entre las arenas infinitas,
Me perdieron del mar de tu corazón
 Apaciguado y turbulento,
Del muro que nos divide
El mismo muro que nos dio la espalda,
Ese pedazo infiel de muralla
Que carcomió
La esperanza definitiva de mi vida,
El que echó a volar
Las oportunidades traumatizadas por
Ofuscados papeles llenos de habladurías
Banales y estrepitosas,
Llenos de ti y de tu hipocresía…
Llenos de todo y de nada…
Llenos del mundo infiel,
Del mundo-muro de todos y de ninguno,
De todos los males, de todo…




XL

No me mires que me pierdo entre tus ojos…
No me hables que me hundo en tu boca,
En éxtasis,  me hundo,
Me hipnotizan tus manos como mapa…
Tantas líneas, tantas vivencias,
Todo eso de ti me gusta,
Un todo, un nada que se hace todo en tu mirada profunda.
En tus ojos que me  vuelven ciega de tanto mirarte,
En tu boca que amanece en mi pensar,
En  mi existir,
En mí.
Te tengo aquí pero no logro aferrarme y sola…
Sola mi alma se aferra a una guitarra,
También es placer, no uno carnal,
Pero siento que te canto una serenata con mis manos
Y que te desnudo con mi poesía…
Te desnudo y me desnudo
Y así,
 Somos dos cuerpos inertes en la inmensidad de unas
Hojas escritas a mano,
Nos desvestimos hasta tocar las carnes más distantes
Más trémulas…
Y nos volvemos uno.



5 comentarios:

Mary Rogers dijo...

Wow...nunca sé qué comentar cuando alguien escribe poesía. Sólo te puedo decir que, leyéndote, uno navega por varios estados que no sólo son tuyos, sino que son el espejo de lo que sentimos a menudo. Potente, caurita. Me gusta !

Paz dijo...

Muchas gracias mary
De verdad que es como un vicio que me da por temporadas
Lo disfruto y le amo
Ojalá que alguna vez aparezca un mecenas jajaja

Mary Rogers dijo...

Va a aparecer y si no...dele con www.lulu.com, es una buena opción ;)

bacan72 dijo...

No me dejas de sorprender, cada vez mejores las reflexiones, las fotos..y ahora hasta poemas!. Una humanista de tomo y lomo.

Siga expresandose nomás, con mecenas o Ad-honorem que ya tiene su público.

Paz dijo...

gracias mauri
esa es la idea, es mi vía de escape y me encanta, gracias por leerme y comentarme
un abrazo