miércoles, abril 04, 2012

lo que alguna vez envié a santiago en 100 palabras

Breves, precisos y hechos con el alma. Así son estos escritos mundanos y tal vez triviales, pero que en pocas palabras dicen mucho...

                                                        1.-Vida urbana en dos pies
Camino haciendo historias, gasto mis suelas construyendo sueños, viajo por la capital...
no hago dedo, no conduzco...
evito la locomoción colectiva porque me ahoga.
A veces cojo mi bicicleta y pedaleo sin rumbo, pero prefiero caminar, pues me es más fácil encontrar un lugar donde estacionar...
Tengo dos pies que me acompañan por los senderos que surco y, no me abandonan, aunque griten de dolor y cansancio, mas no los obligo a sufrir, pues prefieren morir con 'las botas puestas' antes que apretar un embrague y pasar cambios por este Santiago tan caótico que obliga a vivir en dos pies

2.-Ritual matutino
Mientras unos cierran con pestillo las puertas de sus autos; otros, duermen junto a un perro callejero en algún rincón que los cobije en el centro de la ciudad; los más, suben a sus bebés a las sillitas de seguridad, yo simplemente agarro mi cartera, me pongo una chaqueta gruesa, que no me sienta mucho, y camino a mi destino: el trabajo. El mismo ritual me persigue todas las mañanas: abrir ojos, bañarse si se desea, vestirse, dientes, perfume, sonrisa, cerrar puertas, salir…prender un cigarrillo tal vez, tomar leche con chocolate y mirar la cordillera esperando poder  perderme en ella

3.-Geografía desvirtuada
a veces me pregunto si efectivamente Santiago no es Chile...pero cada vez que miro a mi alrededor veo lo contrario: el "mal necesario" lo llama la gente; "me vine a Santiago en busca de oportunidades" a la manera del "american dream" de USA...eso evoca Satiango, un espacio entre el cielo y el infierno, como el limbo, donde los que vienen no pueden irse sin cumplir sus metas...un purgatorio improvisado en la capital que todo abarca...desde las colas más grandes para tomar micro hasta las obras de teatro más majestuoso...
Señor transehúnte: si dice que Santiago no es Chile, se equivoca

4.-Versus en el centro capitalino
Miro entre la gente, se ve difuso...
comparo mi cara con la del resto, son iguales: cansadas, hastiadas, doloridas...
la diaria rutina nos agobia, caminamos mecanizados por el centro de  Santiago, con el diario bajo el brazo y la cabeza mirando el suelo...
un poeta anónimo me ofrece letras; el mago, un truco; el artista, un dibujo en tiza;  el humorista, su show...
¿yo? no es mucho lo que puedo ofrecer...una sonrisa, posiblemente...una moneda, un aplauso al trovador anónimo, las gracias a quien me alegra...un intercambio de palabras con el andante anónimo y quijotezco que deambula por senderos capitalinos lúgubres

5.-Historia del viejo
En sólo un centenar de pasos aquél anciano creía haber alcanzado la libertad, estaba equivocado... era víctima de un mal necesario: Santiago. La vida en la urbe rayaba en lo inverosímil.
Cansado de caminar, se dejó caer en una banca de la Plaza de Armas, escuchó un sermón evangélico; se fumó el último cigarrillo de su vejez; pronunció sus últimas palabras.
Dejó de caminar y se sumió en un sueño eterno. Creyó volver a su hacienda, pero despertó y se dio cuenta que el mundanal ruido de la metrópolis sería el último paisaje que vería en su vida.

6.-La vida que me tocó vivir
Camino dejando huellas imperfectas, como un vagabundo que se despoja de sus harapos... mis pies sangran con llagas y duelen de sólo pensar en ellos, me refugio en la escalera la casa de algún hombre pudiente que mandará a su empleada a que me saque a escobazos...es la vida que me tocó vivir, porque así la quise elegir: viajé del sur para soñar con la capital. Vine, vi y vencí, como el César, pero mi corona no es la que usan los ganadores, pues por mi cabeza volotean las palomas de la plaza de armas pidiendo asilo, como yo necesito

4 comentarios:

bacan72 dijo...

"prefiero caminar, pues me es más fácil encontrar un lugar donde estacionar"..buena!

Paz dijo...

gracias mauri...caminar es una de las mejores terapias

sara dijo...

Demasiado buenos tus relatos, yo también he enviado. Pero escogen puras mierdas y no escritos bakanes como los tuyos.

Paz dijo...

gracias sary...
te postee en codigomujer