miércoles, febrero 15, 2012

Caras vemos...calzones, no sabemos


Debido al éxito que tuvo mi post sobre los tipos de hombres playeros y sus respectivos trajes de baño, me vi en la obligación de consultar a mis seguidores sobre qué otro tema sería digno del estudio de una mente tal singular como la mía. Si bien conseguí  algunos temas interesantes, creí que habría más quórum, notándose que todo el mundo anda de vacaciones, menos yo…
Sin embargo, una de mis lectoras fieles (ella sabe claramente quién es) tiró a la parrilla un tópico a discutir que fue de inmediato comentado por otra de mis secuaces, con lo que la lluvia de ideas generada en esos dos minutos de sinapsis neuronal, me convenció de que era EL tema a tratar esta semana.
Si bien la semana pasada fue turno de los hombres, ésta corresponde a mis congéneres y a algo tan cotidiano como es el uso de la ropa interior.
Calzones, churrines, calchunchos, cuadros, chones: un sinfín de designaciones para una prenda que nos acompaña a diario en todas nuestras aventuras femeninas y que es  la confidente de nuestros más grandes secretos que no los comparte con nadie más,  a la manera de un pacto entre cómplices que no se ha de quebrantar nunca.
De la misma manera que hay diversos tipos mujeres, hay diversos tipos de calzones que dicen relación con la personalidad de quien usa determinado churrín, claro que contando excepciones pues, independiente de que no se debe juzgar un libro por su portada, se tiende a creer que la vestimenta va directamente ligada a la personalidad interior de tal o cual persona -por personalidad interior nos referimos a los calzones- aunque no debería sorprender toparse con una metalera agresiva que use calzones de hello kitty (idea original de Ceci Torres).
Es de esta manera que se hace un poco más complejo asociar un calzón a un tipo de mujer determinado por la sencilla razón de que las mujeres estamos conformadas con un adn diferente al de los hombres. Esto nos hace diametralmente opuestos, por lo que, si bien se tratará de hacer análisis asociativo, lo más probable es que termine siendo uno del tipo descriptivo, el que mostrará  las alternativas que ofrece el mercado: algodón, lycra, spandex, encaje, súper tecnológicos, con vuelos, con elástico, con bolsillos,  entre otros.
Uno de los calzones que más me ha llamado la atención fue el que le vi a mi nana Margarita. Ella siempre reclamaba que no alcanzaba a cruzar la Alameda y ya le habían abierto el “chorito”, entendiendo con eso que le habían registrado el monedero. De esa manera me mostró la última innovación en ropa interior, que era el uso de calzones –gigantes- con un bolsillo externo con cierre, donde ella guardaba su sueldo y evitaba los malos ratos de los “lanzas” del centro. Posiblemente este particular tipo no sea muy común, pues de todas las personas que conozco y que ocupan calzones, la Margarita ha sido la única que los lleva puestos. Si me preguntan,  prefiero guardarme el dinero en el calcetín. Da harto menos que hablar buscar un billete en el zapato que en poto ¿O me equivoco?
Otro tipo de calzón con el cual no comulgo es el tan utilizado colaless, esto por la sencilla razón que si he luchado toda la vida por sacarme el calzón del traste ¿Por qué meterlo a propósito? Según las entendidas en el tema, es casi la octava maravilla, lo que es yo, me conformo con las siete existentes, porque prefiero andar a lo gringo antes que pasar por alto mis principios.
Las chiquillas que los usa son de las más variadas formas, tamaños y colores, lo que podría generan en los hombres desde fantasías subidas de tono a risas, comentarios e incluso una que otra arcada; seamos honestas con nosotras mismas, no a todas les queda bien agacharse y que se le asome el poto, considerando que muchas que ocupan esta prenda carecen de él.
La pantaleta es otro tipo de calzón bastante preferido por las chilenas existiendo de varias telas como puede ser encaje, microfibra y algodón. Para quien escribe, este es EL tipo de prenda sexy por antonomasia, claro que en su versión encaje, la cual me acomoda, pero no me fascina. Como consumidora diaria de calzones, me veo en la obligación de ser parte de este estudio y, autoencuestándome, me declaro amante de la comodidad y lo clásico y delato ya que mi personalidad -creo- va de la mano con mis calzones: pantaleta de algodón y si tiene diseños estrafalarios, mejor aún. Si hay alguien que se sienta identificada conmigo, me avisa y le doy los contactos de mis dealers.
La tanga pareciera ser bastante popular también, y creo que más que la pantaleta y el colaless, y claramente más que los calzones con bolsillos. Posiblemente su popularidad se debe a que es más barata que los otros tipos y las propias marcas de las grandes tiendas generalmente las tienen en pack de tres. Ojo aquí, pues la oferta puede ser muy buena, no así el algodón del churrín, pues uno se compra talla S, lo mete a la lavadora y sale talla XL, que queda bastante holgado y cómodo, pero nada sexy para el compañero de aventuras. Es por eso que recomiendo que antes de comprar mire la etiqueta y cerciórese de que sea un gran % de algodón y elastano: bendita mezcla que acomoda tanto en invierno y verano, porque caminar cuadras y cuadras con 30 º de calor a la sombra y calzones “plásticos” no es nada grato de lo cual una debiera acordarse.
También existen calzones ideales para determinadas ocasiones, como bien lo muestra el tan cotizado calzón amarillo para despedir el año. En este caso da igual si es del porte de una carpa o pequeño como una mínima expresión, pues lo importante aquí es que sea de tal color y que a las doce una salga corriendo al baño a dárselos vuelta, perdiendo la oportunidad de dar el abrazo al sexo opuesto y darle uno a quien esté dsponible: el primo perno, la abuelita o la amiga de la mamá.
La cábala es otro tema que se asocia con el uso de ropa interior, ya que conozco a más de alguna que para pasar un examen, usa el mismo calzón siempre, lo que le da buena suerte y por tanto, se guarda como trofeo en el primer cajón del clóset.
También es importante destacar el tema de la comodidad y el uso del calzón regalón, el que independiente de los hoyos que tenga, hace del sentirse bien la regla número uno a la hora de elegir los churrines. Ojalá que cuando la suerte falle y se tenga un accidente, como por ejemplo llegar a la sala de urgencias, los calzones estén saneados, es decir, libres de hoyos y manchas, pues la vergüenza que se pasará, dejará los dolores en un segundo plano.
                Podríamos estar horas escribiendo y hablando de los calzones y la magia –o reticencia- que estos generan en los hombres, pero dejo la puerta abierta para una segunda parte, con el fin de que nos familiaricemos aún más con algo que debemos usar a diario. Puede que a la lectora no le acomode usarlos y prefiera andar a lo gringo, pero si no le gusta ninguna de las dos opciones, siempre habrá un bóxer o calzoncillo del ser amado guardado en un cajón que pueda servir para la emergencia.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Guajajajaja, me encanto!!!; excelente, (no solo por que me citaste). Otro tema que da pa muucho y como siempre lograste concentrar lo fundamental, dificl tarea.
Mencion honrosa a la rino y sus chones!!!!

Paz dijo...

Jajaaj
Que weno que gustó, ahora ya sabe: difundir
Y pensar en otro tema
Besos

NataliaVidal dijo...

jajajajajajjajaaja
como usuaria diaria xD
yo opto por la tanga de microfibra cortada con láser. Ninguna marca y total comodidas
=)

Paz dijo...

Esa es nueva para mi. Jajaja
Mas info plis

Anónimo dijo...

Estimada pececito, dueña de realidades paralelas y amante de la Cibernética de 2do. Orden, que quieres que te diga, encuentro excelentes tus locos escritos, me divierte a diario, lo bueno de todo que aprendí a comentarlos jajaja.
Respecto a los calchunchos, creo según mi experiencia y lo que he vivido (dicho por Kenita Larraín jaajj), concuerdo contigo que tiene que ver con la personalidad de cada mujer, pero no por completo, también es el contexto; avalo mi teoría, tal como; “el amor tiene transformaciones paulatinamente”, los calchunchos también y progresivamente, es solo dar un vistazo a tras, cuando pequeña, calzones con diseños de la frutillita, acompañados de vuelos, por los menos la suscrita, luego, luego mas grandecita los típicos blanco, blancos albos, y se competía para ver quien los tenia mas blanco, mas aun en la hora de educación física, jajaaj (que brutas jajaj), para luego en 3ro y 4to medio, algo más sexy, y que decir entre 18 y 25, los más sexy y por suerte crearon los benditos colaless, lo mejor que se ha creado, no se marcan, no molestan, lo encuentro super….AUNQUE, te aseguro que en instrucción, no son los más cómodos, en ese omento sí que los odias y desearías unos calchonchitos como el de tu nana Margarita jjajajajaajajajajaja . Pero luego viene el embarazo y te aseguro que no es cómodo los tipo de calchunchos que mencionas, para nada, uno los prefiere grandes para afirmar todo lo que va creciendo incluida la barriguita jaajjaaj, de eso puedo dar fe Y por ultimo cuando ya estás en decadencia, imposible colaless, pantaletas, etc., necesitas con urgencia uno muyyyyyyyyy grande y cómodo, ya sea para afirmar lo que sobre o como colchoncito si te falta, jaajajajajajj, ves todo depende del contexto.
Cariños FGF.

Anónimo dijo...

Jajajajaja bueno bueno, definitivamente esto es lo tuyo. A mí me fascinan las pantaletas de algondón son muy comodas y ojala de muchos colores, pero "ojo" para una noche especial tienen que ser de encajes y de color negras.

Felicidades!!!

Paz dijo...

Excelente!!
Me encantó este comentario, esa es la idea, comentar y mostrar las experiencias para ver en qué erramos y qué nos faltó como escritoras
Ahora Fran, cuando te vea, no podré sacarme de la cabeza tus chones con vuelitos y los colaless en periodo de instrucción! Y qué pasó con los blancos gigantes que tenía mi prima? jajaj eran los mismos tuyos?
besos washita

Paz dijo...

Rose, para la noche especial da lo mismo los calzones, si después terminan en la lámpara! ajjaj
salud por los calzones

Anónimo dijo...

Muy entretenido... me sentí identificada con todos los tipos de calchunchos que mencionaste, aunque discrepo de tu opinión de los colaless, para qué luchar contra la naturaleza, si la tela se nos incrusta en el trasero, por algo será :D.
En la variedad está el gusto, la idea es buscar prendas con personalidad y de nuestra talla! Les dejo a todos un link con buenos consejos de la bloguera Marisol Gómez, para saber cómo y qué elegir en ropa interior: http://creandotuestilo.com/2011/11/09/ropa-interior-basicos-imprescindibles/

Saludines...

Paz dijo...

Que bueno que te haya gustado
Se recibe todo tipo de sugerencias y ayudas
Y difusión claro
Saludos
PD: igual poner nombre y Mail x cualquier cosa

bacan72 dijo...

Antes que todo, mención honrosa para el que se atrevió a ponerle calzones al Rinoceronte :)

Me complica un poco opinar del tema así que no me meteré en honduras (??). Dicho esto, siempre me he preguntado si aquellos con tela encaje resultan cómodos para las féminas.

Lo que si encuentro muy práctico (digamos en el modelo estandar) es que al momento de un ataque de pasión permiten deslizarlos a un costado sin tener que bajarlos...bueno, finalmente igual me metí en honduras :/

Fuertes revelaciones..y no opino más para que no piensen soy fetichista de la prenda (como el viejito de Ranma 1/2) o venga alguien a sacarme la chucha.

Buenos post, keep them coming.

Cariños,

Paz dijo...

mauri, no esperaba menos de ti jajaj
los de encaje son buenos pero para distancias cortas, sino...lelve hipoglos
y tienen la gracia que se pueden echar a un ladito
de ideas para seguir escribiendo

Daniel dijo...

¡Bueno, muy bueno! ¡Me he reido! Sesudo análisis de calzonología.

Paz dijo...

Ajajja esa es la idea Daniel, reírse
Hay mas
Cosas para leer por ahí

Juanca dijo...

Me encanta cuando las personas se expresan tan abiertamente de lo cotidiano y hacen fácil la conversación sobre un tema tan "íntimo". Hoy por la publicidad, maniquies y observando alrededor de uno es fácil encontrarse con todo tipo de prendas en todo tipo de personas. Que pena que se ha perdido el encanto de sorprenderse con un descuido de una mujer y lograr ver más allá de lo que estábamos acostumbrados (los que tenemos ti todos). Hoy casi se "muestran conscientemente" y casi no tiene gracia. Para mi me da casi lo mismo el churrín que usen... lo importante radica en la actitud seductora que tiene frente a la pareja... aunque creo que las pantaletas tienen su encanto especial.

Paz dijo...

Gracias Juanca
Un abrazo

Anónimo dijo...

Para partir me encanto. encuentro que refleja fielmente la opinión de muchas mujeres chilenas. Por mi parte que he tenido la experiencia de vivir en un país como China la cosa es completamente diferente. Para estos chinitos mientras mas "inocente" se vean las mujeres mas sexy las encuentran, aquí por ejemplo es muy popular el calzón con blondas y hello kitty.
Yo por mi parte prefiero algo cómodo pero entretenido, ajajaja
Saludos me gusta mucho tu blog.

Sara Ruiz dijo...

A bakan72 le digo que las panhtaletas de encaje son cómodas, hay que saber elegirlas y al menos yo las uso con protector diario( me fui en la profunda)

Yo no discrimino a ningún calzón y tengo de todos,colaless, pantaletas con , sin encaje, tangas, calzones de abuela pal invierno.Me gusta que sean entretenidos, verde limón , rosados, lilas.

Una digna gemenis versátil

PD:Quiero saber lugares donde venden buenas pantaletas de algodón

@laopinante