domingo, abril 01, 2007

Puede que funke


Puede que no sea un secreto a voces, quizás todo el mundo lo sepa, pero juro por el mundo que no es grata la carencia de motivación. Momentánea, perenne, fugaz, efímera, un instante, una vida, un sólo momento; es desmotivación y sólo desmotivación. Un libro de autoayuda ¿Puede no ayudar si para eso está escrito? Ni siquiera pienso leerlos, prefiero definitivamente a Neruda, tal vez un cuentito color rosa o una canción cuyo significado genere las lágrimas que la cárcel ocular mantiene por el miedo al que dirán.
Debo encontrar la manera precisa por la cual poder canalizar mi ira-neurasténica; una palabra, una buena conversación, kickboxing, gimnasio, terapias de relajación, psicólogo, siquiatra…nada me ha resultado, no por lo menos a largo plazo. Son como el opio de Marx, como la religión ¿Y si me falta ese opio que tranquiliza al pueblo? Porque de que hay una carencia religiosa –aunque fue por opción- la hay, pero dudo que sea el mal de mis males. A lo mejor vivo en la matriz, en algo inocuo que no tiene razón de ser: El mal de toda sociedad actual, la falta de…las ganas de… ¡viva el nihilismo!; viva la nada, nada viva…o ¿nada vivo?
De que hay solución, la hay, y estoy completamente de acuerdo con eso, pero ¡que cuesta encontrarla! Es como el laberinto del minotauro. Ahí está el dilema: me faltó poner el hilo rojo al principio para poder conseguir salir airosa de la lucha; definitivamente hay algo que no cuadra, quizás soy como un toro, a lo mejor odio el rojo y puede ser más odio hacia éste que hacia el rosado. ¡Cómo nos cambia la vida!
Soluciones (cara de alguien pensando), soluciones…no encuentro ninguna y, para mis problemas no hay soluciones.
¿Volver al psicólogo? Ni loca vuelvo, (Léase con la ironía que corresponde); ya suficiente tengo con ser yo y más encima saber quien soy yo por el hecho de ser yo, no me interesa por el momento. Hoy por hoy, soy una NN en el mundo, camino en la vida con los ojos cerrados, los oídos tapados y muda…no pertenezco, pero estoy, quizás por un asunto meramente filosófico, metafísico ¡Que diantre! No me queda otra.
Puede que esta sea mi terapia: Escribir, quizás escribir pavadas, tonteras, poemas, cuentos de locos que a nadie alegran, ensayos somníferos, leyendas y garabatos del alba. Una miscelánea…pero lo que es somatizar los síntomas ¡Qué gran máquina es el cuerpo humano! Mágicamente lo de mi mente se manifiesta en ‘cuerpo y alma’, ja, ja…cuerpo, sí, pero ¿alma? No se la había vendido al diablo, o éste no existe. La cosa es que el cuerpo sí sufre; las alergias no son gratis; el colon irritable, menos y para que decir lo referente a los ataques ‘bipolares’ que ocurren en los cuales sólo me antoja sacarme la carne a jirones.
No pertenezco, pero estoy…me gusto esa frase y resume perfectamente lo que aquí pasa; el meollo del asunto; la amarra del cordero, como se llame…puede que sean crisis existenciales diarias, no saber cómo cresta pararse frente al mundo, sentir que cada vez que apruebo un curso, menos preparada para enfrentarme al mundo estoy. Miedo a crecer me dicen constantemente, puede que sea eso. Nadie nació maestro en esto y nadie nació feliz, aunque ‘el que nace chicharra muere cantando’ dicen los populismos. De lo que si estoy segura es que a medida que escribo esto -para quien lo quiera coger y hacerlo propio- sigo pensando, como toda la semana, en que debo estudiar, me enfoco en mi dolor de estómago (que no dolía hace tres meses) que se hace insostenible y en las ganas de dormir que tengo por haberme despertado pasadas las 5 a.m. Crisis de insomnio definitivamente. ¡Qué placa de relajación y qué gimnasio para aliviar el stress! Mi contractura muscular en el área del cuello y hombro está anquilosada y echó bases muy firmes por lo que veo. De todas maneras los dientes se aprietan y la noche parece una sinfonía dental.
Ya es hora de estudiar, colorín colorado.

2 comentarios:

Compleja dijo...

...el cuento recién ha comenzado.
Como ya te dije amiga, no puedes escapar eternamente - y ese consejo tb va pa mi- y de la manera que estimes conveniente, tienes que enfrentar...creo firmemente que el dolor será inmensamente menor que la recompenza que tendrás cuando decidas de verdad hacer algo al respecto...

Te quiero loquilla.

Anónimo dijo...

...Sí hay soluciones, siempre las hay!! Sólo que hay que enfrentar que las necesitamos y q no siempre es facil hacerlas algo real...

Eso es culpa del Autoexistente... el caminante es bkn, pero la otra mitad no, es demasiado mental y hay q aprender a apagarlo a ratos... Sólo hay q encontrar cómo

Besos!!