lunes, septiembre 11, 2006

FINAL...infidencias

–Es mucha la locura para un solo día ¿No lo crees?
–Pero dejas de lado algo trascendental: Soy bipolar ¿Te acuerdas?
– ¿Y qué pasó luego?
–No lo recuerdo muy bien, sólo que estaba en una pieza blanca, y vestida de blanco, y con un vendaje blanco en mi mano, era tan feo ¿No les alcazaba el presupuesto para una pulsera? ¡Si odio el blanco!
Pelada, loca, de blanco y sola…
–No estás sola, me tienes a mí.
–Si, ¡Qué consuelo!, la misma que fue la culpable de mi locura y más encima te tengo que repetir la historia una y otra vez… Como si no la conocieras…
Odio el blanco, odio las sorpresas, odio a la gente y odio este lugar. Si tan sólo estuviera Ernesto Ludovico para abrazarlo y acariciar su pelo verde.
–Pero si tu mamá lo mandó a talar, Ludovico ya no existe…
–Si sigues hablando así, tú tampoco existirás.
Los hombrecitos de blanco, escóndete…
–No lo voy a hacer.
– ¡Por favor! Es el último favor que te pido.
–No vienen para acá. Van a ver a la nueva interna, ya no vendrán tan seguido a verte, dicen que has mejorado algo, aunque no lo note puede ser factible.
– ¿Y me dejarán de lado? Ya me había empezado a encariñar…
Bueno, ahora que quedé un poco más tranquila, podré por fin ir a descansar: Podré soñar con cosas de colores; con la sopa de mariposas; con Ernesto Ludovico… con mis cabellos de oro…
Abriré mi cama y soñaré que el día en el cual nunca despierte, será el correcto para decir que desperté como una persona cuerda, o por lo menos darlo a entender de ese modo.

No hay comentarios.: